Dignidad iberoamericana frente al Banco Mundial

Las Cumbres Iberoamericanas fueron un invento de Felipe González a mayor gloria de una manera de entender las relaciones internacionales basada en el intercambio de favores económicos entre las élites. Buena parte de los comilitones de González (igual que luego con Aznar) han terminado juzgados, encarcelados o perseguidos por la justicia en sus países. Qué casualidad, igual que las amistades del Rey Juan Carlos, otro “imprescindible” de las Cumbres Iberoamericanas y también del Foro de Davos en Suiza y de las reuniones de la Trilateral.Menem, Collor de Melo, Zedillo o Salinas de Gortari, Carlos Andrés Pérez, Sanguinetti, todos responsables de impedir que América Latina creciera.

Hoy, con otros dirigentes, el continente avanza. Pero España, torpe, noqueada, encarcelada en las jaulas de los intereses de las transnacionales, sigue sin entender que la relación con América Latina tiene que ser otra.
Mas...

No hay comentarios: