¿Parejas rotas por culpa de las nuevas tecnologías?

Todo este 'fenómeno' es debido en parte, a que "existe un sentimiento de culpa si no se responde a estos estímulos (whatsapp, Facebook, mail). Esto responde a la idea de tiempo real. Pero no es real, es paralelo a mil tiempos", explica Mieville. El problema es la inmediatez: creemos que como todo se puede solucionar 'ahora' se gana tiempo y producción, pero "esto es una falacia. Se hace más 'humo' pero no se produce más". Por tanto, asegura que los mensajes, los 'toques' o los 'me gusta' no son más que migas que lanzamos para las relaciones. "No las alimentan, enganchan y dan más hambre. ¿Por qué? Porque no es alimento".

Más...

No hay comentarios: