El presidente de Sudán quiere una población 100 por 100 islámica. Comienza la «Caza al converso»

Las iglesias son destruidas, las instituciones cristianas y las escuelas cerradas, los trabajadores cristianos detenidos, los extranjeros expulsados y las publicaciones cristianas canceladas.

En abril el Gobierno anunció que no concederá la licencia de obras para los nuevos edificios destinados a usarse como iglesias.

A finales de junio, la policía entró en las oficinas de la Iglesia Evangélica Presbiteriana de Sudán para realizar un control administrativo con el objeto de apoderarse de la propiedad.

Mas...

No hay comentarios: